UN PASO ADELANTE

La velocidad en la que se mueve el mundo actual es realmente sorprendente. Tanto las empresas como las personas que las representan deben ejecutar procesos internos que requieren respuestas en menor tiempo. La rápida adaptación a ese proceso depende, en parte, en la aplicación de soluciones que agilicen el proceso interno de la empresa. 

En ese marco, la Facturación Electrónica es uno de esos procesos que generalmente pasa desapercibida. Sin embargo, el ingreso en vigencia de la normativa que solicita la Dirección General Impositiva (DGI), de adaptar la facturación de las empresas uruguayas a un formato electrónico, puede transformarse en una ventaja comparativa frente a la competencia. Existen empresas que están un paso adelante y ya iniciaron esa modificación, porque saben que, tarde o temprano, deberán adoptarla.

La Facturación Electrónica on-line, además de permitir la emisión de comprobantes legales aceptados por la DGI, mejora y automatiza los procesos de facturación de las empresas, da mayor control sobre toda la gestión e interacción con el cliente.

Como ya se anticipó, también permite ahorrar tiempo y dinero, porque optimiza el circuito completo y evita errores e inconsistencias. La información generada se puede conectar con el ERP (Planificación de Recursos Empresariales o por su sigla en inglés Enterprise Resource Planning). Además, ahorra tiempo burocrático por su formato automático.

La lista de beneficios se extiende a la fidelización y mejora de imagen corporativa, brinda soporte personalizado para realizar el trámite requerido en DGI, podrán utilizar todas las formas de emisión y administración que ofrece en forma conjunta: web, API, plataformas. Incluso, debe tomarse en cuenta la eliminación del uso de papel, tinto y contaminante implicados en el proceso de facturación tradicional.

SUMAR UN ERP

A su vez, la obligatoriedad de la Facturación Electrónica pone sobre el tapete los beneficios de utilizar un sistema ERP, al cual hemos hecho referencia en artículos anteriores. A modo de recordatorio, a continuación una lista de ventajas al incorporar dicho sistema.

Al centralizar y unificar toda la información, además de tener información centralizada y trazada en la pantalla de su computadora, es posible crear una base de datos común con información fiable. De esa forma, es posible estar un paso adelante y evaluar escenarios futuros con mayor precisión.

Esta información sectorial que el ERP centraliza, evita la duplicación y permite a los distintos a los responsables de los distintos departamentos acceder en tiempo real a la misma información. De la misma forma, reduce significativamente la posibilidad de errores asociados al componente humano.

Además de ello, los sistemas ERP no dejan de ser modulares. Es decir, cada organización podrá contratar únicamente aquellas prestaciones que necesite en un momento concreto. Incluso, Calipso configura la aplicación para adaptarlo a las necesidades específicas de cada empresa.

El ERP en una empresa permite mejorar la seguridad de la información en un doble sentido; es más difícil robar la información por los distintos niveles de acceso o autorización y, además, toda la información estará centralizada con copias de seguridad generadas automáticamente para protegerse de posibles errores.

Como consecuencia de todo ello, se desprende la existencia de una mayor eficiencia y la reducción significativamente el nivel de costes empresariales. En definitiva, mejora la rentabilidad en el largo plazo y los beneficios.

Tanto el ERP y la Facturación Electrónica, como componente del primero, no sólo responden a una mejora en el proceso administrativo sino como elementos necesarios para ser una empresa de avanzada y referente en el mercado.  



  Descargar archivo adjunto
Partner platinum

Presencia internacional

Oficinas instaladas en ...